La población de Carache
Reseña Histórica / 
Cultura y tradiciones / Como llegar a Carache / Lo mejor de Carache
 
 


Cultura y Tradiciones

Desde la época colonial, Carache vive de la agricultura. En sus tierras se cultiva principalmente la caña de azúcar, que aún sigue procesándose de forma tradicional en los TRAPICHES ó INGENIOS para obtener la panela y el papelón.
El arte culinario tiene marcada influencia Española, aunque persiste la tradición andina en la chicha, la arepa, carabinas, sopa de maguey y alcaparrones. De la herencia ibérica nos quedan los exquisitos amasijos (acemas, paledonias y rosquitas), la carne fría, el mute, el estofado y especialmente la dulcería con sus biscochuelos cubiertos, dulce de higos, huecas, huevos de faldriquera, curruchete, pan dormido, manjar blanco, etc.
La mejor muestra artística está representada en la monumental iglesia que data de la década del 50 del siglo XX. Está decorada por los artesanos locales Ramón Ponce y Plinio Paolini y alberga una importante muestra de las obras del escultor Rodolfo Minumbox.
La música posee los giros larenses dada la proximidad geográfica y se da a conocer a través de los Golperos de Carache, El Grupo Vitarú y el Grupo Cendé. Dos bailes son exponentes de la tradición: El Santo Domingo y La Media Botella en Honor a San Benito.
Moldeadas por manos femeninas, destacan las cerámicas de Betichope, los sombreros de Loma de Bonilla, los tejidos, bordados y toda clase de manualidades aprendidas desde épocas remotas.
Como pueblo andino, respetuoso de los valores y costumbres cristinas, se venera la imagen del Santo Patrón, San Juan Bautista, hermosa talla en madera policromada de 80 centímetros que data de 1653, y que sirve de incentivo para celebrar las fiestas patronales todos los 24 de Junio.
Producto de la acendrada tradición cristiana, Carache se vanagloria de realizar los más hermosos pesebres del país, razón por la cual Fundación Carache lleva a cabo anualmente un CONCURSO DE PESEBRES donde interviene un Jurado de reconocida trayectoria artística. Se han realizado seis ediciones del concurso.

Anécdotas
-. La Encomienda de Carache era tan apetecida por los españoles, que en 1663 Tomás Castellanos trató de sobornar a las autoridades ofreciendo entregar a las Cajas Reales 10.000 reales de plata como ayuda para los gastos de la guerra que sostenía el monarca, con la condición de que lo prefirieran como Encomendero.
-. A partir del 14 de febrero de 1777 permaneció en Carache durante 20 días el Obispo Don Mario Martí. En su estadía, solicitó al párroco local la elaboración de un censo, que arrojó el siguiente resultado:
. Población total de Carache: 2.538 habitantes
. Urbana: 298 habitantes (148 españoles)
. Rural: 2.230 habitantes (2.061 españoles)
. Se contaban 334 indios; 155 vivían en el pueblo y 179 en los campos.
-. Debido al elevado número de españoles que la habitaban, Carache era un pueblo realista. En la lucha independentista, Urdaneta le escribe a Bolívar: "... El infame pueblo de Carache fue el último en rendirse..."
-. En el terreno que actualmente ocupa el Hotel Carache, se levantaba la casa que sirvió de Cuartel al General Pablo Morillo.
-. El mismo día que Bolívar firma en Trujillo el Decreto de Guerra a Muerte, 15 de junio de 1813, ordena a Girardot que vaya a Carache a batir la peligrosa fuerza del comandante realista Manuel Cañas, compuesta por 400 ó 500 hombres. Días después, el 20 de junio, tiene lugar la Batalla de Agua de Obispo donde fueron vencidos los realistas.
-. El 13 de octubre de 1820 Simón Bolívar, el Libertador, llegó a Carache y permaneció varios días hospedado en la casa de la familia Perdomo ubicada en la calle Carabobo, donde actualmente funciona el Grupo Escolar. Se cuenta que la Niña Simona, quien murió lúcida tras superar el siglo de vida, danzó con el Libertador en un baile organizado en su honor en esa casa y allí mantuvo colgada del techo de la sala la silla donde él se había sentado.
-. Entre octubre de 1963 y febrero de 1964, la Antropóloga Erika Wagner realiza importantes estudios arqueológicos en Carache, en las localidades de Mirinday, El Chao y Miquimú. El posterior trabajo de laboratorio se hizo en el IVIC y el Departamento de Antropología de la Universidad de Yale.